IGLESIA DE CRISTO REY
Calle 20 con Carrera 24 Esquina. Frente a la notaria primera...

La reliquia mas antigua que hay en pasto. Se lenato en Sibundoy desde 1547 y esta en pasto desde 1583.
De estilo gotico de transicion; su fachada es de tipo romano.
Algunas imagenes que reposan en la iglesia son traidas de Barcelona, España.
Al parecer esta imagen es para muchos, mas devota y bella de la de Buga.
La orden de Santo Domingo fundó su convento en San Juan de Pasto en 1572, de inmediato inició la construcción de su Iglesia, se llamo de Santo Toribio hasta finales del siglo XVIII, la plazuela se conoció siempre como de Santo Do­mingo. La Iglesia ocupaba el lugar en que hoy se levanta el hermoso templo de Cristo Rey, de la compañía de Jesús.
Emplea­ron varios años en la construcción, se hizo con anchos muros o tapias de tierra apisonada, en mampostería los arcos y columnas. El Oidor de Quito don Luis de Quiñones dijo en su informe de 1615 que el templo del convento de Santo Domingo era "muy buena Iglesia, con capillas y algunas imágenes devotas”.
Es oportuno recordar aquí que los padres de la Compañía de Jesús se establecieron en Quito en 1585 y dieron misiones en Pasto en 1589 y 1614. Fue tan notable su éxito que la gente solicitó el establecimiento de los Jesuitas en Pasto, tras rei­teradas peticiones fijaron su residencia en la ciu­dad hacia 1644 y en 1711 fundaron convento, y abrieron colegio en 1717. Con donaciones y li­mosnas iniciaron la construcción de una iglesia y del colegio, obras que adelantaron en buena parte, una y otro estaban situados en donde hoy se le­vanta la Universidad de Nariño y las casas adya­centes hasta la carrera 24.
Con beneplácito de los padres de familia sirvieron la educación de la juventud pastusa hasta el 7 de septiembre de 1767, día en que abandonaron la ciudad obligados por la supre­sión de la Compañía de Jesús en los dominios de España, decretada por Carlos III. En 1797 la casa que fue Colegio de los Jesuitas era cuartel y los mu­ros iniciados para la construcción de la iglesia esta­ban abandonados, aparentaban ruinas de un gran edi­ficio. Cuando los Jesuitas regresaron a Pasto se les confió la Iglesia de Santo Domingo.
Al colonial templo no arrui­naron los embates de la naturaleza hasta 1930; en ese año los padres Jesuitas determinaron tumbar la vieja Iglesia y levantar en su lugar el hermoso templo de Cristo Rey que es, sin duda, uno de los mejores y más bellos de la ciudad. Construido hacia los años 30 del siglo XX, gracias a la idea del sacerdote Jesuita Rafael Toro, rector del colegio San Francisco Javier; levantado en el mismo lugar que ocupó el templo de Santo Toribio en el año 1572, cuando arribó a la villa de Pasto la orden de Santo Domingo. Además de heredar de la comunidad Dominica el espacio físico, Cristo Rey alberga la imagen del Cristo de Sibundoy, adquirida en el año de 1583 y considerada una de las joyas artísticas y religiosas del templo, objeto constante de amor de la gente de Pasto y una de las imágenes que en la ciudad ha recibido más culto..

ESTILO ARQUITECTÓNICO Y DISEÑO ARTÍSTICO
pasto_narino_iglesia_cristo_rey_12308.jpgEn la fachada del templo, de tipo romano gótico, se evidencian dos torres gemelas que rematan con ángeles, uno en cada vértice, y en el centro se levanta, a 36 metros de altura, la dominante imagen de Cristo Rey rodeada por esculturas que representan a la humanidad. Esta imponente estatuaria corresponde al ingenio y concepción artística del "Escultor de los Vientos", el maestro Marceliano Vallejo oriundo del municipio de El Contadero, Nariño. Así mismo, sobresale la enorme escultura externa de San Ignacio de Loyola, elaborada en mármol por el escultor ecuatoriano Eloy A. Campos.
En su interior, sobre el muro de la fachada, se aprecian dos grandes óleos pintados por el artista nariñense Isaac Santacruz.. En el retablo central se venera la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. A su alrededor se encuentran diecinueve obras talladas en madera de gran valor artístico: once de ellas trabajadas por artistas ecuatorianos y ocho por el maestro pastuso Alfonso Zambrano Payán.
Éstas últimas fueron donadas por el comerciante Julio Jiménez a la Comunidad Jesuita. El pastuso Alfonso Chaves Enríquez, maestro del esteticismo con la laminilla de oro, plasmó su laborioso arte en los retablos de este templo, así como en otros de la ciudad. En la sacristía se conserva parte de los ornamentos sagrados bordados en plata y oro, atribuidos a la generosidad de la reina Juana la Loca, de quien se dice los bordó con su propia mano para enviarlos como sendos obsequios a las ciudades de Pasto y Tunja.
Cristo Rey constituye una de las obras más relevantes de la arquitectura religiosa. Acerca del templo y su arquitectura dice el doctor Guillermo Edmundo Chaves: "Muchos elogios suscita este templo que marca una nueva meta de superación en nuestras expresiones de arte. Su estilo se separó de las líneas usuales del románico, para idear el despliegue de una original estructura románica moderna, de finas columnas y amplísimos arcos, que permiten apreciar de cualquier parte el conjunto maravilloso.
Los ventanales, en sus dos secciones, son de líneas modernas y complementan la sencilla pero admirable decoración, con sus vitrales deslumbrantes. Afuera lucen las dos almenas de sus torres. En el vasto recinto se destacan un crucifijo de piadosa tradición, dos altares donados por familias prestantes y una Inmaculada bellísima", obra del maestro Isaac Santacruz.